TERROR Y NARRATIVA

Iñaki Arteta Orbea

Director de cine

Miércoles, 14 Noviembre, 2018

Es la narrativa algo fundamental en la historia del ser humano. Contar lo que sucede, la interpretación de lo que ha sucedido, es clave para la construcción tanto de la formación de las personas como de las sociedades. Los hechos que constituyen la historia pasada son transmitidos a las nuevas generaciones que los integran en su percepción del mundo que ha sido y explica el que le rodea.

El terrorismo ultranacionalista vasco generó en su origen una narrativa victimista, un sentimiento de agravio que fue el sustento del inicio de su campaña de atentados con derramamiento de sangre.

Un relato injustificado puso en marcha la “bola de nieve” que ha rodado durante 50 años creando por una parte, gran cantidad de afectados, un tremendo desgarro en la sociedad vasca así como una influencia negativa y decisiva en la marcha de la democracia española.

A la vez, ese discurso germinal sigue arraigado en una buena parte de la sociedad vasca y en algunas ideologías de izquierda o igualmente nacionalistas.

La simpleza de esa narrativa victimista ha sido y aún es muy difícil de combatir cuando desde las esferas políticas que nos han gobernado en estos años de democracia no siempre han tenido la claridad suficiente para transmitir a la ciudadanía la tiranía que supone el ejercicio del terrorismo y sus postulados ideológicos antidemocráticos.

Mi empeño personal desde casi 20 años ha sido visualizar el dolor irreparable que el ejercicio del terrorismo ha creado en la sociedad vasca y española, así como desmontar desde la razón las presuntas causas o afrentas que han impulsado tanto a los militantes terroristas como a una parte de la población vasca a apoyar e incluso alentar su terrible cometido.

Mis películas denuncian la vulneración de derechos humanos fundamentales por parte de los terroristas y su entorno, así como las actitudes sociales faltas de piedad y decencia que han contribuido al alargamiento en el tiempo de la existencia del terrorismo en nuestro país.

Cortes de Aragon

Patrocinadores

Subir