SOCIOLOGÍA INCONFORMISTA DEL TERRORISMO

Amando de Miguel

Sociólogo

Miércoles, 14 Noviembre, 2018

  1. Algunas ideas discutibles
  • El terrorismo se nos presenta, ante todo, como un género periodístico.
  • Nos encontramos ante un comportamiento atrabiliario, pero recurrente.
  • Son “terroristas” los que se organizan para conseguir un propósito político por métodos de violencia extrema, y son percibidos con temor por el grueso de la población.
  • Lo específico de las bandas terroristas es crear un clima de temor generalizado en la población.
  • Aunque pueda parecer dañino o simplemente equivocado, los terroristas se deben a un ideal superior.
  • El hecho de pertenecer a una banda terrorista, aunque no se participe en atentados, supone ya un grado máximo de peligrosidad o de amenaza indiscriminada para la masa contribuyente.

 

  1.  El terrorismo como forma de asociación
  • La tradición española de guerrilleros, bandoleros, trabucaires, facciosos, anarquistas, pistoleros, maquis o etarras no tiene parangón en los países cercanos.
  • El terrorismo reciente ha sido eminentemente metropolitano.
  • El terrorismo de todos los tiempos implica algún tipo de grupo muy cerrado y más o menos secreto.
  • Los terroristas reciben apoyo tácito, o incluso expreso, de ciertas minorías intelectuales: escritores, clérigos, artistas, incluso políticos.
  • Lo fundamental es que los terroristas aspiran a producir noticias destacadas con sus atentados, que por eso los revindican.
  • El terrorismo, con una u otra forma, seguirá con nosotros y quienes nos sucedan.
  • Ningún grupo terrorista reciente ha hecho uso de armas de destrucción masiva.
  • Encontramos ciertas similitudes formales entre los deportistas profesionales y los terroristas.
  • El verdadero enemigo de los terroristas no es el Ejército o la Policía que los combaten, sino el censo entero de la población donde ejercen su macabra actividad.
  • Otra interpretación mendaz y aberrante sobre los atentados terroristas es que son una legítima respuesta, en forma de “lucha armada”, contra una previa situación de tiranía o imperialismo.

 

  1.  Causas y efectos del terrorismo
  • La circunstancia más propensa a la plaga del terrorismo es un ambiente que favorece el fanatismo, sea racial, religioso o político.
  • La independencia de algunos nuevos Estados (Irlanda, Argelia) se ha conseguido mediante atentados terroristas.
  • La constancia de que los atentados reportan algunos beneficios, aunque sean pasivos e indirectos, lleva al resultado de que el terrorismo pervive a través de unas u otras manifestaciones.

 

  1.  El tipo humano del terrorista
  • Prolifera un tipo de personalidad narcisista por la que se elimina el sentimiento de culpa en el trance de hacer daño a otras personas.
  • Un caso especial que propicia el terrorismo es el de las naciones que tratan de constituirse en Estados.
  • La personalidad del terrorista tipo: suele ser un joven con un alto sentido del riesgo.
  • El terrorista suele ser más bien un varón joven, desligado de la familia de origen, fascinado por la violencia y con un notable impulso narcisista.
  • En las biografías de muchos terroristas se suele encontrar un poso religioso.

 

  1.  La lucha contra el terrorismo
  • No es posible erradicar el terrorismo.
  • El gran error que se comete en la “lucha” contra el terrorismo es pensar que la mejor táctica es crear grupos paramilitares que lo contrarresten con la idea de venganza.
  • El terrorismo contemporáneo se mueve como pez en el agua en el mundo de la comunicación. El arma definitiva del terrorismo es la propaganda.
  • El terrorista es el enemigo más difícil de convencer de que no vale la pena seguir luchando.
Cortes de Aragon

Patrocinadores

Subir