Parlamento desdeñado

Pablo Guerrero Vázquez, Profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Zaragoza. Investigador de la Fundación Manuel Giménez Abad

Heraldo de Aragón

Miércoles, 25 Noviembre, 2020

Estos días se tramitan en el Congreso los presupuestos, y VOX ha rechazado presentar enmiendas al articulado para, dicen, no caer en una trampa. A cambio, difundirán sus propuestas a través de vídeos distribuidos por las redes.

Ciertamente, la regulación vigente del procedimiento legislativo es mejorable: por rígida y reiterativa, parece muy alejada de una realidad social que se mueve rápido. Sin embargo, denunciar las debilidades del procedimiento legislativo, y proponer su reforma, no debería conducirnos a ignorar al Parlamento como foro para presentar iniciativas, respetando la opinión que las mismas merecen al resto de Grupos. La política-youtube, de carácter unidireccional, es todavía menos útil para los ciudadanos que un procedimiento legislativo imperfecto. En una sociedad democrática, plural, el principio contradictorio es esencial para conformar la opinión pública.

En este mismo trámite parlamentario, Esquerra Republicana ha propuesto dejar sin fondos al Tribunal Constitucional, por ser un órgano “reaccionario”. La propuesta es disparatada, pues esta institución es la que garantiza la fuerza normativa de la Constitución y, consecuentemente, que los ciudadanos disfrutemos de una esfera de libertad efectiva. Sin embargo, dicha enmienda permite a cada fuerza política posicionarse ante todos nosotros sobre este particular.

Devaluar el Parlamento, desdeñándolo, es un rasgo de autoritarismo que nos acerca a una inclinada pendiente por la que es mejor no empezar a deslizarse.

Cortes de Aragon

Patrocinadores

Subir