LA RESPUESTA DE LA UNIÓN EUROPEA ANTE COVID-19

Mario Kölling

Profesor de Ciencia Política en la UNED. Investigador en la Fundación Manuel Giménez Abad

Martes, 30 Junio, 2020

Introducción: El 19 de junio, los jefes de estado y de gobierno debatieron por primera vez de forma oficial en el seno del Consejo por video-conferencia la propuesta renovada para el marco financiero plurianual 2021-2027 (MFP 2021-2027) y el plan de recuperación de la UE presentado por la Comisión Europea (CE) en mayo. Contario a lo esperado tras las enfrentadas declaraciones de los días posteriores a la presentación de la propuesta, el debate se desarrolló sin enfrentamientos frontales o vetos a la propuesta. En este sentido, la propuesta de la CE consiguió acercar las posiciones y sigue siendo el punto de partida para el próximo Consejo que se celebrará a mediados de julio, durante la presidencia alemana de la UE. No obstante, siguen abiertos importantes temas: el volumen del fondo de recuperación y del MFP 2021-2027, la proporción entre subsidios y préstamos, los criterios para la asignación de los recursos y las condiciones para recibirlos.

Ante esta situación, en este breve texto se pretenden revisar los puntos clave de la propuesta de la CE y las posiciones de los actores clave ante las próximas semanas decisivas para llegar a un acuerdo.

La propuesta de la Comisión Europea
La propuesta de la CE se divide en dos partes: un presupuesto renovado de la UE para el  MFP 2021-2027 con 1.100 billones de euros y un plan de recuperación: “Next Generation EU” con 750.000 millones de euros. Estas cifras son enormes pero la suma se relativiza considerando el marco temporal de las inversiones entre 2021-2027 y el número de los Estados miembros de la UE.