LA PARTICIPACIÓN ASCENDENTE DE LAS COMUNIDADES AUTONÓMAS EN LA UNIÓN EUROPEA: PROPUESTAS DE CONSTITUTIONE FERENDA*

Miguel Ángel Sevilla Duro

Investigador en Derecho Constitucional, Universidad de Castilla-La Mancha

Jueves, 9 Junio, 2022

Las formas en que las regiones de los Estados miembros de la Unión Europea (UE) participan en la creación del Derecho de la Unión están condicionadas, en esencia, por dos elementos: la distribución competencial fijada por cada uno de los 27 bloques de constitucionalidad y el sistema institucional y las relaciones intergubernamentales de cada Estado. En España, la conjunción de estos dos factores configura mecanismos internos y externos que, con mayor o menor intensidad, permiten que la totalidad de las comunidades autónomas (CCAA) transmitan sus intereses y objetivos en la fijación de la posición negociadora del Estado ante la UE, así como directamente ante sus órganos e instituciones. Todo ello en el marco de una Constitución (CE) que todavía tiene pendiente su adaptación a la integración de España en la UE.

En este sentido, las CCAA intervienen por medio de dos vertientes en su relación con la Unión Europea: una descendente, consistente en la ejecución del Derecho de la Unión, y otra ascendente, consistente en su producción o ─con mayor precisión─ en la determinación de la postura de España ante los órganos e instituciones de la UE.

El objeto de esta intervención, en sintonía con el propósito del proyecto de investigación dirigido por el Dr. Durbán Martín, es realizar un análisis sobre las propuestas de reforma constitucional que han venido formulándose desde el ámbito académico y político para incluir en el texto constitucional la participación ascendente de las CCAA en la UE.

Para ello se exponen, en primer lugar, las propuestas de reforma constitucional con un encaje preciso en la Constitución, diferenciando entre aquellas que proponen incluir los principios básicos de la participación con una remisión de desarrollo al legislador orgánico −con especial énfasis en el informe del Consejo de Estado sobre la reforma constitucional y las aportaciones de Lucas Murillo de la Cueva, Escobar Calero, Tudela Aranda, Mangas Martín, Requejo Pagés o Punset Blanco, entre otros− de las que abogan por incluir una «cláusula europea» −con matices entre sí, Montilla Martos, Bustos Gisbert, Albertí Rovira, Díez de Velasco y Vallejo, García Roca, Martín y Pérez de Nanclares y Carmona Contreras, entre otros−.

En segunda instancia, se desarrollan las propuestas cuyo encaje constitucional no ha sido precisado; estudiando, primero, las que se centran en las vías internas, ya sean sobre las relaciones intergubernamentales −Aparicio Pérez, Kölling, Castellà Andreu, Solozábal Echavarría, Caamaño Domínguez, Muñoz Machado, etc.−, el Senado −Eliseo Aja, De Carreras, Cruz Villalón, Sáenz Royo, etc.− o la distribución competencial −Balaguer Callejón, Freixes Sanjuán, Roig Molés, Bueno y Vicente. etc..−.

Posteriormente, continuando con el estudio de las propuestas sin un encaje constitucional específico, se pone el foco en las vías externas −Cantero Martínez, Pérez Tremps, Vírgala Foruria o el Consell de la Comunitat Valenciana−, así como en aquellas propuestas que simplemente abogan por incluir la participación autonómica ascendente sin especificar los concretos mecanismos para hacerla efectiva −López Garrido, Pendás García, Rubio Llorente o Barón Crespo, entre otros−.

Tras ello, se explicitan los argumentos de los autores que niegan la necesidad de reformar la Constitución española en este aspecto −Alegre Ávila, Flórez Turrado, Conde Martínez, etc.−; y, por último, se hace alusión a las propuestas sobre la materia provenientes de partidos políticos −PSOE, PP, Ciudadanos y Unidas Podemos− y diversas fundaciones y organizaciones del ámbito social.

De todo lo anterior se extrae que son múltiples y muy variadas, en fondo y forma, las propuestas planteadas en las últimas dos décadas para incluir en una futura reforma de la Constitución los principios, límites y concretos mecanismos que deben orientar la participación de las CCAA en la UE. Las mismas van desde formulaciones meramente principialistas −en ocasiones, tan voluntaristas como jurídicamente indeterminadas− hasta articulaciones sumamente detalladas −incluso acompañadas de propuestas de redacción de futuros artículos−. Todas ellas se encuadran, como es lógico, en la vía del art. 167 CE, con la puntual excepción de la pretensión de algunos autores de fijar principios o mandatos a los poderes públicos relativos al proceso de integración en el Título preliminar, lo que requeriría del procedimiento de reforma previsto en el art. 168 CE.

De un modo u otro, siempre que se lleve a cabo sobre la base del consenso y de forma coordinada −tanto con los demás entes territoriales como con el poder central− la participación autonómica ascendente en la UE no perjudica a los intereses estatales, sino que los complementa y ayuda a alcanzarlos.

*Resumen de Ponencia de su intervención en la Jornada "La reforma de la constitución territorial: una visión de conjunto", celebrada el 9 de junio de 2022

Cortes de Aragon

Patrocinadores

Subir