¿DERECHO AL VOTO EN MENORES DE EDAD?

Carlos Lázaro Madrid

Miércoles, 12 Junio, 2019

Haciendo un trabajo de Derecho Foral donde se nos planteaban hipotéticos escenarios, una de las preguntas era sobre la posibilidad de que un menor de 14 años pudiese votar en unas elecciones; la respuesta fue contundente “¡NO!”. Aplicando la LOREG y la Constitución ya tenía todo ganado, pero buscando argumentos que completaran mi respuesta me encontré por casualidad con un artículo de opinión del catedrático en Derecho Constitucional Miguel Ángel Presno Linera, para el Diario Expansión.

En él, Presno Linera defiende, a fecha de 23 noviembre de 2011, su postura a favor de que se permitiese el voto a menores de edad y más concretamente a jóvenes a partir de los 16 años. El catedrático lo argumenta, y citó textualmente, de la siguiente manera “si se garantiza y promueve el ejercicio de estos derechos por los menores de 18 años no parece que existan motivos democráticamente aceptables para excluir al sufragio”. A lo que añade “la nueva edad electoral podría establecerse en 16 o 17 años, pues se puede presumir que, en 2011, a esa edad se tiene capacidad de discernimiento suficiente para participar en un proceso electoral. Conviene recordar que, además de ejercer otros derechos políticos, con 16 años se puede trabajar o contraer matrimonio y se tiene responsabilidad penal”.

Por mi parte me parecen convincentes los argumentos que expone Presno, pues con 16 años es cierto que se puede trabajar y contraer matrimonio y, en el caso de Aragón, una tesis foralista defiende que también podría contraer matrimonio un menor emancipado de 14 años.

Pero, aparte de estas incongruencias que encontramos en nuestro Derecho debido a su tradición histórica, en este contexto actual donde puedes casarte sin tener la mayoría de edad, no puedes pedir un préstamo.

En mi opinión estamos en la era dorada de las tecnologías y pese a las innumerables ventajas que encontramos en ellas, también encontramos grandes peligros que acechan al pequeño y gran internauta. Las nuevas tecnologías permiten tener una base de información que hasta hace 30 años era impensable, una base de datos que permite tener información en tiempo real en cualquier momento y lugar. Pero estas nuevas tecnologías hacen que, ahora más que nunca, se pueda influir en el pensamiento e ideario de las personas de una forma mucho más fácil que los medios hasta entonces existentes.

Influir no tiene porqué ser un lastre, puedes ofrecer buenos consejos que tengan cabida entre la sociedad y que permitan alcanzar metas que de otra manera no podrían tener la misma eficacia. Pero también puede ser un tormento; cada día revisando las redes sociales se encuentran falsas informaciones o fakes news, informaciones partidistas y fuera de contexto, o hechos promulgados con una visión cómica que son interpretados por otros como hechos verídicos. Todo ello y la falta de contrastar que caracteriza tanto a la sociedad actual - lo cual es irónico pues ahora más que nunca es posible contrastar fuentes de información -, hace que puedan crearse ideas preconcebidas que afecten a nuestro buen juicio y opinión y más ahora que acabamos de pasar por una intensa campaña electoral.

Por ello creo, y puedo equivocarme, que recortar la edad de voto en el contexto que he anunciado puede suponer un voto fácilmente influenciable. Es cierto que, como señala Presno Linera, a estos menores se les presume capacidad de discernir, pero esta puede verse alterada o influenciada por falsas informaciones o verdades a medias. Sin irme más lejos, me viene a la cabeza una campaña expandida por Instagram y Facebook donde se vislumbraban las supuestas notas de la EGB del que fuera Presidente de España, Mariano Rajoy, que según tal documento aparecían calificaciones de suficientes e insuficientes en todas asignaturas salvo un sobresaliente en la asignatura de religión, y acompañaba la imagen un texto que ponía en evidencia tales calificaciones para un presidente de Gobierno. Realmente desconozco las calificaciones de la EGB de Mariano Rajoy, pero lo que sé es que fue él con 24 años el registrador más joven de España.

Han cambiado mucho las cosas desde el año 2011, ahora nos encontramos ante el verdadero boom de las tecnologías, por eso tengo la inquietud de sí a día hoy, siete años después a este artículo de opinión, el reconocimiento del derecho de sufragio a los menores de edad sigue siendo una buena idea.

Escuela de Gobierno

Patrocinadores

Subir